lunes, abril 24, 2006

conexión


La semana pasada ha sido difícil, a muchos niveles, la pasé extenuado de trabajos y algunos asuntos que casi cambian el rumbo de muchas cosas. Sin embargo terminó de la mejor manera.

Es de noche, atrás ha quedado el día de corridas, de rosas y muchos besos.
La temperatura es ideal para pasar un rato afuera del mundo. La música viaja a través del aire, no podemos verla pero sí sentirla.

Y allí tu cara se entremezcla con mi nóvel felicidad de tenerte en mis brazos, y ver como tus manos abrazan las mías.

Te beso y siento una nueva conexión, una que para ser sincero no sé si alguna vez sentí. No me importa en realidad, con vos sólo quiero mirar hacia adelante.

Ya he tropezado demasiadas veces, no sé qué sucederá esta vez, eso sólo depende de cuánto queramos mirarnos y sentir lo que sólo nosotros podemos llegar a alcanzar.

1 comentarios:

María Inés dijo...

Me quedé sin palabras, como una tontis... gracias!
"De vez en cuando, la vida
nos regala un sueño...
nos besa en la boca,
y el color se despliega...
De vez en cuando, la vida,
afila con el pince,
y se nos eriza la piel
y faltan las palabras..."