lunes, octubre 16, 2006

lado A de un cambio

Soy uno. Soy muchos. Maquillo las horas pero el sentimiento sigue ahí. No me voy a esconder en el plural, siento que desando un camino colectivo preconcebido, que algo se he perdido en este tiempo de cambios y revoluciones personales. Nunca un momento más indicado para volcar la daga de las palabras.

Algo sacrifiqué, una traición a uno de mis principios parece haber tomado lugar. En el nombre del crecimiento muchas cosas se pierden, aunque muchas otras también se ganan. En este momento no puedo ver lo ganado pero evidentemente algo hay. Los cambios nunca me mostraron su lado dulce demasiado rápido.

Me encuentro apenas enseguida de una decisión que no sé si fue la correcta pero ya está tomada y no puedo seguir perdiendo tiempo y mirando hacia atrás. Y si escribir esto es parte de ese duelo que así sea. Sino seguiré hundiéndome en el pantano de la melancolía en el que sólo yo me metí. Y del que sólo yo sé salir, porque no hay lugar que uno pise que no sea por propia decisión. Así que aquí termina algo que jamás debió empezar, pero nace otra etapa. Y eso es esta bitácora, etapas y reacciones entre una y otra.

1 comentarios:

vinilica dijo...

al menos tenés valor para tomar decisiones
prefiero eso, decisiones (mal o bien tomadas), las riendas en las manos de las que te hablé alguna vez... solo para tener la certeza que uno va a dónde quiere, al infierno, pero por decisión propia...

porque como vos decís, uno sabe como salir de donde entró