miércoles, agosto 09, 2006

Al descubierto

Nunca pensé decir esto, pero tener algo de egoísmo en ciertas situaciones no nos vendría nada mal.

Ya que en nadie podemos ver nuestro reflejo, ¿tenemos entonces que bajar nuestras expectativas del mundo inmediato o acaso mordernos los labios y callar lo que sentimos? Creo que sacar el pie del acelerador puede ser de ayuda. Creo también que adpotar una postura más madura y no pretender que somos clones y todos actuamos igual también.

¿Qué hacer? Empiezo a pensar que madurar (aunque sea en una pequeña parte) es ir contra uno mismo y también resignar palabras, gestos y accciones. Por si las dudas. Por si en una de esas quedás al descubierto.

3 comentarios:

vinilica dijo...

madurar es ultra-inmaduro...

negar lo que somos para ser lo que debemos ser para no estar nunca más de acuerdo con nosotros mismos... un verdadero atentado...

muchas gracias por ese link, trataré de estar a la altura :)

María Inés dijo...

Difiero en opiníones... Creo que madurar no es dejar de ser uno mismo, sino cambiar AUN siendo uno mismo. Eso es lo que lo hace dificil. Madurar para mi es evolucionar sin perder la escencia.

reacción dijo...

Momentos, todo lo que uno dice y escribe se deben a momentos, circunstancias por las que uno pasa y le generan cosas.

En este particular, creo que la esencia de uno mismo nace y muere con uno, no la cambia nadie ni nada, pero madurar también es aprender a mostrar esa cualidad.

No siempre obtendremos la respuesta que esperamos porque todos somos distintos, y por eso lo que decía antes, el error evidentemente es ese, esperar "algo adecuado a nuestra expectativa" del mundo. Y reconocer ese error para mí es madurar.